¿Para qué sirven los bancos centrales?

article picture

Inflación. Esta palabra está en boca de todos los inversores y economistas últimamente. Los precios subieron un 4% en la eurozona en octubre de 2021 en comparación con octubre de 2020. Entre los distintos países europeos, la inflación alcanzó el 2,6% en Francia, el 2,9% en Italia, el 5,4% en España y el 4,6% en Alemania en el mismo periodo. En Estados Unidos, los datos también resultan alarmantes para los observadores, con una tasa de inflación del 6,2% entre octubre de 2020 y octubre de 2021.

Aunque las cifras son impresionantes y están alcanzando cotas que no se veían desde la crisis financiera de 2008, hay organizaciones cuya principal tarea es garantizar la estabilidad de los precios. Se llaman bancos centrales. Pero, ¿qué son realmente y cómo funcionan? Echemos un vistazo más de cerca.

¿Qué es un banco central?

Photo by Pixabay from Pexels

Los bancos centrales son algo así como los bancos de los bancos. Son responsables de supervisar la creación de dinero para el sistema bancario y de la política monetaria. También se encargan de velar por el buen funcionamiento de los bancos en términos de regulación, así como de su solvencia.

Sólo hay un banco central por país o por área económica, como es el caso de la zona del euro. Los bancos centrales no son necesariamente instituciones públicas (en Estados Unidos, el banco central está más o menos vinculado a las autoridades políticas). Aunque no sean necesariamente instituciones públicas, su misión es servir al Estado, ya que son las únicas instituciones que pueden emitir dinero.

Algunos de los bancos centrales más importantes del mundo son la Reserva Federal de Estados Unidos y el Banco Central Europeo (BCE), responsable de la política monetaria en la zona del euro. Están dirigidos, respectivamente, por Jerome Powell, que acaba de ser reelegido para un segundo mandato de cuatro años, y Christine Lagarde, la primera mujer en ser nombrada directora del BCE.

Cómo influyen los bancos centrales en la economía a través de los tipos de interés

Photo by Kelly L from Pexels

La principal tarea de los bancos centrales es garantizar la estabilidad de los precios y controlar la inflación. Para ello, disponen de una herramienta principal: los tipos de interés de referencia. Son los tipos a los que los bancos centrales prestan a los gobiernos y a los bancos comerciales. La idea de fondo es bastante sencilla.

Los tipos de interés bajos pretenden fomentar el consumo (aumentar la demanda), lo que a su vez hace que los precios tiendan a subir. Esta política de bajos tipos de interés se denomina política monetaria expansiva o acomodaticia (porque pretende fomentar el consumo). Esta es exactamente la situación en la que nos encontramos ahora, con unos tipos de interés históricamente bajos destinados a favorecer el consumo desde el inicio de la pandemia de Covid-19.

Por otro lado, los bancos centrales también pueden decidir aumentar sus tipos de interés. En este caso, el objetivo es animar a los agentes económicos a pedir menos préstamos y consumir menos (menor demanda), lo que implica una tendencia a la baja de los precios. Esta política de lucha contra la inflación a través de tipos de interés elevados es una política monetaria restrictiva (porque conduce a una caída del consumo). Esto es lo que podría ocurrir en Europa y Estados Unidos en los próximos meses. Ahora que el consumo se ha recuperado, los responsables de los bancos centrales se plantean cada vez más subir los tipos de interés para luchar contra la inflación. Ya se ha tomado esta medida en varios países europeos: Noruega, Polonia, Hungría, República Checa y Rumanía ya han empezado a subir sus tipos de interés de referencia.

Cómo influyen los bancos centrales en la economía mediante la compra de bonos

Photo by Engin Akyurt from Pexels

Aunque la principal herramienta de la que disponen los bancos centrales es modificar los tipos de interés, también pueden influir en la economía comprando bonos, normalmente bonos del Estado. Para quienes no recuerdan lo que son los bonos, podemos decir que son préstamos concedidos a empresas o entidades públicas, que se supone que se devuelven en un momento determinado y por los que se reciben intereses. Para aprender más, echa un vistazo a nuestra lección sobre los bonos.

La compra de bonos permite a los bancos centrales inyectar dinero en la economía utilizando el dinero que emiten. Esto se llama expansión cuantitativa o flexibilización cuantitativa. Los tipos de interés bajos y la expansión cuantitativa suelen ir de la mano, ya que pretenden aliviar la presión sobre la economía para impulsar el consumo. Esto es lo que está ocurriendo ahora, ya que los bancos centrales europeos y estadounidenses están comprando grandes cantidades de letras del tesoro para apoyar la economía, al mismo tiempo que tienen bajos tipos de interés para impulsar el consumo.

Pero, de nuevo, puede que estemos llegando al final de este periodo de fuerte inversión de los bancos centrales en la economía. Si bien el crecimiento ha vuelto, la inflación está aumentando. Y los bancos centrales tienen una solución a su alcance: el tapering. El objetivo es reducir gradualmente las compras de bonos por parte de los bancos centrales, porque éstas se financian con el dinero que crean y, por tanto, contribuyen a la inflación.

¿Qué influencia puede tener el tapering en los mercados financieros?

Photo by Anna Nekrashevich from Pexels

El probable cambio de rumbo de la política de los bancos centrales podría tener dos consecuencias negativas para los inversores.

En primer lugar, el tapering podría provocar una fuerte subida de los tipos de interés. Si los bancos centrales bajan los tipos comprando valores en los mercados financieros, se arriesgan a que suban al vender estos valores.

Además, el fin de las compras de activos podría provocar una disminución de la liquidez. Si los bancos centrales crean dinero para comprar valores, también destruyen este dinero cuando los venden.

Las repercusiones en las bolsas pueden ser numerosas. Por ejemplo, las acciones tecnológicas y del sector medioambiental, cuyas valoraciones se basan en parte en las previsiones de los tipos de interés, podrían sufrir. Como siempre, la diversificación es la mejor defensa contra una eventual corrección del tapering en los mercados bursátiles mundiales.

En resumen, los bancos centrales son un poco como los bomberos de la economía. Cuando las cosas van mal, actúan bajando los tipos de interés e inyectando dinero en la economía a través de la expansión cuantitativa. Pero hay que tener cuidado de no inundar el sistema económico, pues de lo contrario se produce una inundación, digo, una subida de la inflación.

Cualquier opinión, noticia, investigación, análisis u otra información contenida en este sitio web se proporciona como comentario general del mercado y no constituye asesoramiento ni recomendación de inversión ni debe percibirse como investigación de inversión (independiente). El autor o los autores son empleados de Vivid y pueden invertir de forma privada en uno o varios valores mencionados en un artículo. Vivid Invest GmbH ofrece como agente vinculado de CM-Equity AG la intermediación de transacciones de compra y venta de instrumentos financieros con la excepción de aquellas en el área de cambio de divisas negociadas por Vivid Money GmbH.

Open your free account now
Enter your phone number and we'll send you a link to download the Vivid app
Show QR-code to download an app